25 noviembre 2005

Celia Cruz y Oscar D'León - El son de Celia y Oscar

Celia Cruz y Oscar de León
con la orquesta de Ralph Mercado.
A mediados de los 90 la salsa se había convertido en un asunto romántico y a veces erótico, y eso tenía muy molestos a los salseros ortodoxos, originarios. En vista de que poca gente pensaba que la generación de Ray Ruiz, Jerry Rivera y Mark Antony podía revivir las glorias de Feliciano, Lavoe y las grandes orquestas, Ralph Mercado ensayó el regreso de varios caballos y los puso a cantar en sucesivos duelos, algunos de los cuales fueron maravillosos, pero otros no hicieron sino acentuar la sensación de debacle de algunos ídolos. En castellano: nunca se escuchó peor Cheo Feliciano que cuando le tocó fajarse con José Alberto El Canario en un contrapunteo abominable llamado Soneros de Bailadores.
Pero aquí tengo otro duelo que sí la botó de jonrón. Es tan contagioso que hasta un sujeto como yo mismo, incapaz de bailar ni siquiera un vals de esos vieneses, no puedo evitar saltar del sillón cada vez que escucho esta piezota, de la mano de Oscar D'León y Celia Cruz.

Dice:

2 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Coño Duque no bailas?
Y entonces!!!!

JRD dijo...

Bueeeeno, después de la primera botella me animo, pero los resultados son lamentgables. Son estos genes gochos, amiga.
Mi consuelo es Alberto Naranjo: ese tremendo músico, creador de El Trabuco Venezolano y primer venezolano postulado al Grammy (por los arreglos de Los Reyes del Mambo) tampoco baila una verga.