02 abril 2006

Sandro - Penas / Rosa, Rosa

Muchos años tardé en comprender qué diablos le ocurría a ese señor cuando cantaba: esos espasmos, esa voz temblorosa, ese susurrar y gritar, esos movimientos autoflagelantes que bien podían pasar por ejercicios de tensión dinámica a lo Charles Atlas o por ataques de epilepsia. Pero más desconcertante e inexplicable aun era el hecho de que miles de mujeres desfallecían en cada una de sus presentaciones; debido al pulular de ambulancias y paramédicos, los alrededores del escenario o local donde este fenómeno se presentaba solían tener más aspecto de hospital que de espacio festivo.
Decía que mucho tardé en comprender ambas cosas, hasta que un comentario reciente, oído en un programa de los conducidos por esa clase de especialistas que todo lo saben, hará unos tres o cuatro años, me reveló la clave del asunto: la idea era que aquel sujeto se pareciera a Elvis Presley, o que al menos lo invocara con cada quiebre de cintura.
El caso es que Sandro sobrevive en la memoria colectiva de este continente (no sé si en otros), con o sin la sombra del Elvis ungiéndolo o juzgándolo.
Aquí abajo coloqué una que me gusta mucho y otra que todavía me produce risa o vergüenza: la primera es Penas, una baladota para la historia, y la otra es Rosa, Rosa, de la cual no diré más nada para no ofender a los millones de adoradores que debe tener.


Rosa, Rosa:

7 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Gracias por la complacencia. Me encanta Penas (bueno casi todo lo de este argentino).

Dianora dijo...

A ver cómo empiezo... Yo estaba buscando algo de Rudy Márquez (para mí una de las voces masculinas más hermosas que he escuchado) y apareciste tú y tu blog. Me he recreado esta noche escuchando las canciones de mi infancia gracias a ti. Y como dice el anuncio de la tarjeta: "Comprar un cd de la música que te gusta: 13 euros, comprar un equipo de sonido para escuchar el cd: 250 euros. Evocar gratos momentos musicales: no tiene precio". Ah, por cierto, mi hermano, cuando tenía unos 6 años, era un gran imitador de Sandro. Un beso y mi eterno agradecimiento por haber creado este espacio.

JRD dijo...

Gracias a ambas, vale. Invitadas están a que sigan viniendo, comentando y aportando.

sandra dijo...

soy sandra de peru. bueno me preguntaba por k mi mami habia tenido pleitos con mi papi por cuestiones como ponerle el nombre a la hija mayor del matrimonio. los abuelos comentaban k mi papi estaba un pokitin celoso por la idolatria de mi mamita por el famoso cantante de su epoca sandro. bueno la verdad k entiendo mami, kien no huviera soñado con esos lavios tan carnosos y sensuales que en sus mejores dias, y con tan romanticas canciones exivia aquel rival paternal. trankilo papi no habras sido ni el primero ni el ultimo con alguna ravieta por la causa de semejantes movimientos ...

lununa dijo...

Sandro sigue siendo un sex symbol y llena el teatro Gran Rex de Buenos Aires durante meses enteros de señoras que ya son abuelas, sus hijas y sus nietas... aún cantando con el tanque de oxígeno al lado, ya que padece un enfisema pulmonar, que tal?

More Baker dijo...

Me caì como condorito cuando encontrè a Sandro, un par de canciones, en tu blog (que no había revisado, por cierto) Entonces me fui a youtube y encontré el video de PENAS. No comprendes porque miles de mujeres se morìan por este hombre??, claro que no!!!!! Tendrìas que ser mujer, mi querido. Ve nomás el video. Mira nomás como Sandro es la canción misma, esos ojos que hechizan, tristes, melancólicos. Qué expresión la de ese rostro!!! Dios!!!! jajajaj ¿Cómo te agradezco yo este momento? Uffff!!!

Beatriz dijo...

HOLA DESDE VENEZUELA. RECIÉN HOY DESCUBRÍ ESTA BELLEZA DE TRABAJO.FELICITACIONES Y MIL GRACIAS A SU AUTOR. ADORO A SANDRO!!! DIOS!!! CÓMO OLVIDAR SU SONRISA,SUS GESTOS,SU SENSUALIDAD,SU VOZ,SUS HERMOSAS CANCIONES,SU ESPECIAL ENCANTO Y SU MAGIA?.VIVA SANDRO!!! BELLO POR SIEMPRE.